miércoles, 16 de febrero de 2011

La igualdad


Ayer llovía, cosa rara en Murcia, pero así era. Y como tenía que salir al centro y hay que dar ejemplo con el uso del transporte público, pues me cogí un taxi,(el mio jaja). El caso es que realicé las gestiones que tenía pendientes y decidí quedarme de ocupa en el taxi. Es decir, de acompañante.

Cuando voy con Pedro y llevamos clientes, procuro ir en silencio. (Aunque ayer me dediqué a explicarle al personal como funciona lo de las semillicas), aprendiendo los innumerables atajos que mi "jefe" se sabe. Había trabajico, se notaba que estaba cayendo una buena.

La gente cuando ve dos ocupantes en el taxi, piensa que va ocupado ya, a pesar de que le hayan dicho las compañeras de la central el número que va a recogerles.Pues como decía, casi todos los pasajeros que recogimos decían "Ay pensé que ya estaba ocupado" y en una de estas, en uno de esos arranques de impulsividad que me dan, le digo la señora;

- No, no está ocupado, es que este taxi tiene dos conductores, la taxista que soy yo y el taxisto que es él.,jaja

No hay que explicar que la cara de la señora era un poema y la de Pedro no digo na,jaja. Y es que con tanta ley de la igualdad, tantas modificaciones gramaticales.. pues eso. Menos mal que me dio la risa y suele ser contagiosa,jaja.


2 comentarios:

PHERRO dijo...

Acá tuvimos un presidente que en sus discursos decía: mexicanos y mexicanas, niños y niñas, señoras y señores, siempre, según él, dándole la misma importancia a todos por igual.
Cuando algún comediante lo parodiaba, agruegaba: jóvenes y jovanas, jajajaja.
Hablando del clima, tema recurrente en el Taxi, parece que este año será seco, muy seco; voy a cambiar de trabajo y me dedicaré a pronosticar el clima.
Bueno Colega, que estén muy bien el Taxisto y la Taxista, un abrazo para ambos.

Susy dijo...

Jajajajajjaa,que bueno Marisa,jajajaj