martes, 26 de enero de 2010

Los peligros de pensar en voz alta

Esto de conducir un taxi, tiene su punto. Me encanta imaginar las vidas de los pasajeros por sus conversaciones, sus gestos, sus modales y sobre todo, sus silencios. Son los que mas juego dan a la imaginación.

En los primeros días acostumbraba a parar en la misma parada, Martínez Tornel. Reparé en un señor de edad avanzada, que bien podía ser un personaje sacado de cualquier novela tipo “La sombra del Viento”. Todos los días y la misma hora le veía aparecer, con semblante serio pero tranquilo, bien vestido aunque un poco fuera de época, coger taxi y dirigirse a su destino.

Un día me tocaba el turno cuando llegó;
Buenas tardes; c/…., nº..

La Gran Vía, tiene un solo carril en sentido contrario a los demás para uso exclusivo de bus y taxi. Tenía que circular por él para llevar al señor a su destino, pero nunca lo había hecho. Justo delante de mí, un autobús. Y lógicamente cada vez que el autobús paraba, yo también. Y en estas estaba yo pensando.. que poco sentido tenía coger taxi en vez del bus si tenía que hacer las mismas paradas, cuando se me va la pinza y expreso en voz alta ¿se podrá adelantar aquí?.

De pronto escucho;

Si no lo sabe usted señorita.., yo no tengo el carné.

Disculpe caballero, solo pensaba en voz alta. Es que soy nueva, por explicar un poco los colores que acudieron a mi rostro, jaja.

Y es que no es ninguna tontería eso de ser nueva, se mete la pata con una facilidad asombrosa, pero también arranca las sonrisas de los pasajeros. Era lo que yo decía; mis pasajeros otra cosa no, pero reírse se ríen, hasta los mas serios y novelescos.

6 comentarios:

Raúl Paulís dijo...

las novatadas se pagan, pero con el paso del tiempo te ríes de lo que pasó, te lo digo por experiencia, ( una vezle dije a un ciego..." mire al bajar que el pavimento está levantado" glubb!!!!
saludos

PHERRO dijo...

Saludos Colega Preciosa.
A mi se me salen imprecaciones todo el día contra los demás automovilistas, los peatones temerarios, la corta duración de la luz verde, soy un maldiciente. Me gusta mucho como describes tus experiencias.
Un abrazo, con afecto y respeto desde Ciudad Catástrofe.

Susy dijo...

Jajajaj,y yo que me paso el dia pensando en alto,jajajjaja

jose dijo...

Lo mejor de ser nuevo es la ilusión que se pone y estas cosillas tan normales...

Un abrazote.

Marisa dijo...

Raúl, lo del ciego es fuerte eh?,jaja

Pherro, yo a eso le llamo jurar en arameo, jaja, pero lo hago en silencio, bueno menos cuando se me escapa.

Susy, jaja, también se tienen que divertir los pasajeros eh?

Jose, la verdad es que sí, se pone ilusión y sobre todo humor. Son muchas horas para tomárselo de otra forma.

Saludos y gracias por comentar

PHERRO dijo...

Ya esta bueno de perderse colega.
Gracias por visitarme. Me encanta tu sentido del humor. Eso es lo que intento al escribir, provocar algo en quien me lee.
Que tengas harta chamba.
Un abrazo desde acá.