viernes, 22 de enero de 2010

"Con la iglesia hemos topado"


Cuando te sucede una situación “rara”, normalmente te quedas “a cuadros” en ese momento pero después ya no le das mas importancia. Pero cuando esa misma situación se repite, ya comienzas a pensar y a sacar conclusiones.

La reacción de la gente al subirse al taxi y ver que eres mujer es de lo mas variado. La más común es de sorpresa, tengamos en cuenta que en Murcia apenas somos diez mujeres de trescientos taxis. Por lo general las señoras exclaman; ¡que bien, una mujer, es la primera vez que veo una en esta ciudad!. Los hombres suelen ponerse tensos. Aunque recuerdo a un señor mayor, que cuando se percató de mi presencia exclamó ¡que bien, es mucho mas agradable que le lleve a uno una mujer que no “una cara feroz”,jaja.

Pero voy al tema; verano, estación de autobuses, la primera. Sale un señor con un bolso de viaje, pide taxi y le indican que el primero, le veo venir por el retrovisor, me bajo y abro el maletero. Se queda inmóvil frente a mi, yo haciendo un amago de coger la maleta para meterla en el maletero, él con rostro serio, como si se hubiera petrificado.
¿Quiere taxi? Si, pero sigue inmóvil. El compañero que se había percatado de la situación interviene ¡hombre, si quiere le puedo llevar yo pero seguro que la compañera le lleva igual!. Por fin reacciona, me da la maleta y sube al taxi. Intenta excusarse como puede, que si es que no esperaba que fuese una mujer..etc.. Le resto importancia al tema, destino; una iglesia, profesión; sacerdote. Hasta aquí todo bien, lo olvidé pronto.

Dos semanas más tarde; parada de RENFE, la primera. Veo venir a un señor bien vestido con una maleta, cuando creo que va a coger taxi y me dispongo a abrir el maletero, hace un giro inesperado y continua recto por la acera hasta llegar a la mitad de la parada, yo también me giro extrañada pues juraría que se dirigía a los taxis, le sigo con la mirada y para mi asombro entra a la parada por la mitad de esta, justo donde está el paso de peatones y dice ¿taxi?. Me cruzo de brazos conteniéndome la risa y le digo;
Da lo mismo por donde venga, me toca a mi, jaja.

Este no se disculpó ni intentó disimular su malestar, destino; su iglesia

Y digo yo, ya existe la línea rosa ¿creamos la línea eclesiástica?

Claro que conmigo no podéis contar.

8 comentarios:

PHERRO dijo...

Hola colega linda. ¿Te va bien?

Ese Manolo García lo conocí hace tiempo en el dueto "El último de la fila", hubo unos años en que a México vinieron muchos grupos y solistas españoles, algunos con poco éxito, porque aquí sólo le agrada a la mayoria lo más comercial. ¡Que buenas rolas!

Me asombra lo que escribes; a pesar de ser latinos, como cambia la idiosincrasia y como se repiten tantos prejuicios. ¡Yo quisiera que hubiera más colegas como Tú y la Güera aca en Mexicalpan de las tunas!
¡Ah! que padrecitos, Dios los bendiga.

Marisa dijo...

Gracias por tus comentarios Pherro, precisamente al final del post iba a incluir una moraleja; ignoraba que los sacerdotes tuvieran tantos prejuicios, los que conozco no los tienen.

En cuanto a Manolo Garcia, ¿rolas son canciones?, puedo decirte que siempre me ha gustado, y tuve la suerte de conocerle y es tan grande como la música que compone, sencillo como la vida misma, sin aires de grandeza y mira que es grande, como persona y como músico, también poeta, solo tienes que fijarte en las letras.

Saludos

PHERRO dijo...

¿Cuál era la moraleja?
Si, rolas son canciones.
Creo que exageré en mi comentario acerca de cuando te entrevistaron, si te he molestado disculpame, pero de que estas guapa, estas guapisima.
Entro a tu blog y pongo las dos canciones, me gustan mucho y ya las descargue del youtube, no sé si acá encuentre los discos de Manolo.
En fin, no tengo Taxi, va al taller pero hasta el lunes, que coraje me da, ni modo.
Un saludo agresivo, guapa.

Susy dijo...

Petrificada,me he quedado petrificada en la silla.No conocia esta faceta de los curas (conozco otras tantas parecidas,jejej).
Pero es que algunos ni siquiera siguen a la Virgen como para dejar que les guie una mujer,jejejejeje.
Muchos besos.Me encanta tu blog.

Marisa dijo...

Pherro, mas que una moraleja, una conclusión, que es que ignoraba que los sacerdotes tuvieran esos prejuicios. En cuanto al comentario no te preocupes que me reí mucho con lo de Almodovar, es solo que me da verguenza. No se que ocurre con la lista de reproducción que solo salen esas dos canciones, le añadí mas pero no funciona, así que las iré cambiando cuando tenga tiempo, me alegro que te gusten. En cuanto al taller pues nada, es lo que toca de vez en cuando.

Saludos

Susy, muy bueno,jaja. Voy leyendo tu blog por tiempos y a veces me gustan tanto los post que no sé ni que escribirte que no estropee la entrada.

Besos

Susy dijo...

Ningun comentario estropea un post.Me atreveria a decir que lo arregla a veces,jajajja.

Marisa dijo...

Gracias por pasarte Susy,

Besicos

jose dijo...

Hola Marisa !!

Así que se quedó sin saber que decir... pues que se vayan acostumbrando!!!

Los curas normalmente suelen ser muy majos... pero bueno. Los prejuicios son inevitables, luego ya se "aclimatan" a la situación o se "aclimueren".

Un saludo y encantado de estar por aquí.