domingo, 5 de septiembre de 2010

¿TAXISTA O NIÑERA?

9.00 de la mañana en Renfe, solamente mi taxi aparcado en la parada, y yo en el banco leyendo Sinuhé el Egipcio y tomando el solecico a la espera del primer servicio. Dos hombres, uno agarrando al otro que evidentemente no estaba en buen estado.

¿De quien es el taxi?
-Silencio
¿Quien conduce este taxi?

Marisa piensa rápido, me he dicho.

-¿Donde va?
-A su casa.
-Pues espere que se le pase un poco y ahora le llevo.
-No, tranquila que no es violento, es solo que quiere tomarse otra cerveza y yo quiero que se vaya ya a casa.
-De acuerdo, dígame la dirección.
-Ya se la dice él. (será si se acuerda, he pensado yo)


Vale, suba, pero en el asiento delantero y si se encuentra mal me lo dice y paro.

-Me va a dejar usted en un barecito que hay antes de llegar a casa.
-Mire que su amigo me ha dicho que le lleve a casa.
-Sii, es muy buen amigo, me quiere mucho.
-Pues por eso, no me deje usted mal y váyase a su casa.
-Tranquila pues... que ahorita me llama y yo le miento, usted no se preocupe.

Y ahí estaba yo, haciendo de niñera de un hombre, que por edad, bien podía ser mi padre, o quizás no. Al final y muy a mi pesar le he dejado en el bar que me ha dicho, que por cierto, como iría el buen señor que me ha preguntado si estaba abierto.

Colombiano de nacionalidad, porque a pesar de que apenas podía hablar, Colombia le ha salido del alma. Supongo que es lo que ocurre cuando uno sale de su tierra en busca de una vida mejor y descubre que el paraíso no existe y que a dejado atrás lo que mas ama. Supongo que es el precio de la soledad.

Una pena.

5 comentarios:

PHERRO dijo...

Entonces ya no digo nada :o[

Bueno, me atreveré a comentar.
Interesante, ameno y breve relato, como siempre.
Por eso trato de mantener el silencio cuando llevo pasaje, dejo la música y evito involucrarme, pero hay quines suben con la necesidad de desahogarse, ser escuchados nada más, no buscan opiniones en el diván del Taxi.
Tienes razón, debe ser duro buscarse la vida fuera de la propia patria, donde de por si lo es.
Espero no haber manchado el espacio en blanco con mi comentario. Hiciste que me pusiera a pensar, gracias, no es muy frecuente.
Cuídate Marisa, que te vaya muy bien, luego nos leemos.

jordi dijo...

y digo yo... que triste, no??

Clip dijo...

Siempre he pensado lo díficil que es entablar una conversacion con alguien que no conoces..
me gusta tu blog

Marisa dijo...

Pherro, me alegro haberte hecho pensar.

Jordi, pues si, bastante, pero es lo que hay.

Clip, es bastante fácil, la gente suele estar predispuesta a hablar, o mejor dicho, a que la escuchen, gracias.

Saludos

sexshop dijo...

un poco triste ¿no?
creo que si