miércoles, 2 de junio de 2010

Monólogo

En estos tiempos que corren no queda más remedio que agudizar el ingenio, y como los taxistas últimamente tenemos tiempo libre, pues me he puesto a ello. No sé si será factible o no, pero os cuento mi proyecto. Que duda cabe de que los coches de hoy van muy equipados, y mi taxi ni os cuento. Pero aún así se puede perfeccionar.

Estoy pensando en inventar un pack de seguridad adicional cuando los clientes son hombres y la que conduce una mujer. No os creáis que esto es así porque así, antes he realizado un estudio de mercado. Sin ir mas lejos esta tarde observaba a tres del género masculino, a el señor del asiento del acompañante le faltaban objetos a los que agarrarse. De ahí ha surgido mi idea. El “artefacto” en cuestión, sería algo parecido a lo que te ponen en las atracciones de feria, además del obligatorio cinturón de seguridad no estaría de mas un hierro que le rodeara igualmente y donde poder agarrarse cuando te toca una mujer taxista.

Pero aquí no acaba todo, te haces la carrera con el pánico y la inseguridad reflejada en la cara de los clientes, y encima de todo cuando llegas te dicen;

- “Gracias, nos ha traído usted muy bien”

Hay que joderse!!! Y tanto, ¿se pensarán que no me quiero?. Si les hubiera llevado mal, no lo estaría contando. Luego dicen que si el feminismo, que si el machismo, pero es increíble. Esta tarde lo comentaba con una compañera y no me pasa solo a mí. Las mujeres cogen el taxi y cuando te ven suspiran aliviadas;

-¡Que bien, una mujer!

Y los hombres se montan y se les cambia el gesto. Bueno hay de todo, pero de los otros grupos ya me encargaré otro día. Y ya lo último, comento esto con Paqui, me dice que le ocurre lo mismo y salta mi compañero Jose Antonio, muy serio él.

-Pues yo no entiendo por qué se asustan, ¡y eso que no te conocen!, jajá.

Así está el patio, mejor dicho, EL TABLÓN,jaja



9 comentarios:

Susy dijo...

jajajjajajjaa,mira que gracioso el hombre jajajajja.
Estas cosas mejor hay que pasarlas con un trago de sentido del humor.
Se te echaba de menos.
Besos

Paco dijo...

Jajajajaj, Que bueno Marisa, menos mal que lo tomas con sentido del humor. Aunque pensándolo bien, es la única manera de tomarlo.
No dirás que te aburres en tu trabajo, tienes para todos los gustos. Jajajjaja

Un saludo.

PHERRO dijo...

Saludos mi querida Colega Linda.
Que bueno es leerte otra vez.
Si vieras las caras que hacen algunas personas cuando se suben a mi Taxi, debido a que llevo el pelo a cero, las señoras, más de una va rezando y los respetables caballeros intentan hacer la plática para sentirse un poco confiados cuando notan que soy un pherro inofensivo, me cago de la risa, pero asi es la chamba de chafirete ruletero.
Te mando un abrazo desde acá, con mucho afecto y respeto, hasta allá.
Luego nos leemos.

Saturnino dijo...

Bueno a mí me pasa con todo el que conduce que no sea yo, me da lo mismo hombre o mujer, aunque especialmente en los taxis porque alguna vez también soy cliente. Entonces veo lo deprisa que va y no sé donde agarrarme.
Aunque para miedo una vez hace años antes de estar en el taxi cuando en un taller salio a probar mi coche un mecanico que era campeon de España de Rallys. El miedo que pase fue increible, la curva por la que pasaba todos los días la dio como yo nunca pensé que se podía hacer, y me quede colgado del agarrador...

Cora Dana dijo...

jajajajaja,bueniiisimo.Eres la mejor.

Sansón dijo...

---Bueno Marisa, por no empezar como la mayoria te dire que cuando escribo esto no paro de reirme, mira que te pasan cosas...y para remate lo de tu compañero:
Pues yo no entiendo por qué se asustan, ¡y eso que no te conocen!, jajá.
---Jajaja, ahora si es verdad que lo pongo,hacia tiempo que no me reia tanto, sigue asi y no pierdas ese sentido del humor que hoy dia tanto se echa en falta.
---Un saludo

José Antonio Pastor González dijo...

Yo creo Marisa que a través del taxi eres mejor socióloga que todos los funcionarios del CIS :-D

Cuando he visto la foto del perro pensaba que ibas a meter en tu taxi la opción de llevar animales... a mí me vendría de perlas :-)

Abrazotes!

PHERRO dijo...

¡Hey, Marisa!
¿Por qué tanta ausencia?
Espero sea solamente por exceso de trabajo y la salud, la familia y los ánimos anden de lo mejor, ¿vale?
Saludos desde alguna calle de la cada vez menos posible ciudad de México.
Cuídate mucho, guapa, nos leemos.

PHERRO dijo...

Donde quiera que te encuentres espero sea con mucho bien, estimada colega. Ojala en breve volvamos a leer tus simpáticas anécdotas.
Un abrazo afectuoso, Marisa.